Cómo me afecta el COVID-19

Por Mumia Abu-Jamal en una plática con Noelle Hanrahan de Prison Radio

 MUMIA: No vemos mucho porque estamos encerrados 23 horas y 15 minutos cada día. Es decir, todo el mundo en las prisiones del estado de Pensilvania vive  bajo el decreto de urgencia del 13 ¿o 15? de marzo. Desde entonces hemos estado encerrados. Tenemos 45 minutos diariamente afuera de las celdas. Podría ser en la mañana, tarde o noche, pero en esos 45 minutos, te puedes bañar, llamar a un amigo o familiar, conectarte en el kiosko, o limpiar tu celda.

Aparte de esto, estás encerrado en tu celda. Todos los presos en el estado entero de Pensilvania están en ‘el hoyo’ ahora. Así fue en el pasillo de la muerte.  Así fue en ‘el hoyo’. Así es ahora, en nombre de la salud.

Hemos escuchado que hay gente enferma, la mayoría en la prisión Phoenix cerca de la ciudad de Filadelfia. Ha habido otros brotes, pero no ha habido mucha cobertura de ellos.

¿Y las cárceles de los condados? Parece que hay más gente enferma ahí. Claro, son las más cercanas a las comunidades. Ya sabes, hay gente que entra y sale. Hablo del personal de las cárceles, los voluntarios, las visitas, sea quien sea.

Pero lo que ahora pasa en las cárceles de los condados llegará a las prisiones estatales. Sólo es cuestión de tiempo.

Creo que el encarcelamiento masivo ha sido – y odio decirlo, pero lo creo—normalizado. Es decir, para todos los fines y propósitos, ¿a quién le vale un carajo?

Y aunque a tu familia y tus seres queridos le importa, el llamado ciudadano promedio estadounidense ahora encerrado en su casa encuentra esta situación intolerable. ¡Indignante!  Se está volviendo loco.

Pero como sabes en Pensilvania y también Nueva York bajo la locura de las leyes anti-droga de Rockefeller, y en todas partes del país, hemos tenido gente encerrada en las prisiones durante años. En Pensilvania, durante décadas.  Maroon Shoatz y otros han estado encerrados en el confinamiento solitario durante décadas.

Entonces, ya sabes, ahora la gente  está recibiendo una prueba de esto;  aunque es más relajada, distinta, es una prueba, porque no puedes salir de tu casa cuando quieras. No puedes salir. Estás encerrado.

Y para ser sincero, está más seguro así.

Lo que hemos visto es que la gente estalla.  Y a no ser que me confunda,  espero que me equivoque, pero tengo un presentimiento que  vamos a tener una segunda ola de la crisis en este país.

Está comprobado que ya es el país con la cantidad más alta de muertes relacionadas con COVID 19, por eso pienso que  vamos a ver una dura realidad  con cantidades aún más altas.

Y las cantidades se multiplican. Alrededor de 2000 cada día. Desde 1300 hasta 2500 diarios. Y van aumentando. En las últimas semanas, hemos saltado de cientos de muertes hasta decenas de miles.

NOELLE: ¿Cómo te hace sentir esto? Aunque un virus no discrimina, ahora hemos visto que sí discrimina.

MUMIA: Es porque sigue las realidades económicas del sistema en el que opera. Es decir, la gente que está en contacto con el público – choferes de autobuses, enfermeras, médicos, policías, bomberos—muchos de ellos, especialmente en las ciudades grandes, son Negros y Puertorriqueños. Están en la calle para dar de comer a sus familias, apoyar a sus familias, y están en contacto. Muchos de ellos y ellas tienen poca protección.

Esencialmente los tratan como…ya sabes, les dicen trabajadores esenciales, pero reciben el trato de todos los demás trabajadores: Salgan a trabajar y cállense.

NOELLE: Son como trabajadores desechables.

MUMIA: Sí. Para ser realmente honesto, el llamarlos trabajadores esenciales es mentira. Es como describir una prisión como un instituto de correcciones. Tú sabes y yo sé que hacen poca corrección aquí. Solo maltratan a las personas y las hacen peores.

Los llamados trabajadores y trabajadoras esenciales son hombres y mujeres desechables.  Son del pueblo. Y mientras los noticieros empiezan a reportar un poco de la realidad, nos informan que 60 por ciento de las personas que están muriendo en Nueva York son Negros y Latinos.

Has visto que en otras partes de Estados Unidos, las partes más blancas, están diciendo “Ándale, déjanos salir, nosotros no somos como ellos”.

Pero estamos viendo que en realidad las y los trabajadores ‘esenciales’ son desechables para el sistema económico y político.

Imagen: Emory Douglas

—(c)’20maj
8 de mayo de 2020
Audio grabado por Noelle Hanrahan, http://www.prisonradio.org
Transcripción y circulación por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia en México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s