Selfies por la libertad de Delbert Africa

Delbert Africa de la Organización MOVE ha estado en prisión durante 41 años y este año tiene una importante audiencia para ganar la libertad condicional.

¿Qué puedes hacer para apoyar su libertad? Haz un selfie con tu foto y un letrero que dice “YO APOYO LIBERTAD CONDICIONAL PARA DELBERT AFRICA”. O si lo quieres decir en inglés, puedes decir “I SUPPORT PAROLE FOR DELBERT AFRICA”.

#letdelbertafricago

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Áttica Somos Todos

Hoy 9 de septiembre en el aniversario 48 de la rebelión en la prisión Áttica en Nueva York y su desalmada represión, recomendamos este documental producido por FREEDOM ARCHIVES, Attica is All of Us que pueden ver en https://freedomarchives.org/attica-means-fight-back/

Aquí abajo la traducción del documental por su servidora

Voz de Frank “Big Black” Smith: Cuando hablamos de la revolución, pensamos en un cambio porque somos seres humanos y nos tienen que tratar como seres humanos.

Elliot “L. D.” Barkley: Somos hombres. No somos bestias, y no vamos a dejar que nos golpeen o nos sometan.

Voz de la abogada Elizabeth Fink:  Si ponen a personas en estas condiciones, se van a rebelar. Es lo que Áttica nos enseña.

Voz de L.D. Barkley: Lo que pasa aquí es el sonido y la furia de los oprimidos.

Llamamos a todos los ciudadanos de conciencia a ayudarnos a poner fin a esta situación que no sólo amenaza a nuestras vidas, sino a las de cada uno de ustedes. Hemos presentado demandas que nos llevarán más cercanos a la realidad de la desaparición de estas instituciones carcelarias que en nada sirven a la gente de América, sino a  esclavizar y explotar a la gente de América.

Voz en off: Uno de los helicópteros grandes del Ejército ha despegado. Se sabe que están cargados  de gases antimotines. No sabemos bien qué tipo de gases llevan. Ya vienen los helicópteros. Se dirigen hacia la prisión. Uno de los grandes helicópteros vuela sobre el muro y entra en la prisión.

Voz de Elizabeth Fink: El helicóptero lanzó los gases CN y CS.  En ese instante empezaron a disparar. Exactamente en ese momento. Eliminaron a la gente en las pasarelas. Acribillaron a todos.La gente estaba indefensa. Sigue leyendo

Agosto Negro Convite

Hola, buenas tardes a todxs,

Les invitamos a un CONVITE en la sala interior del Café Zapata Vive para cerrar  las actividades de Agosto Negro en la ciudad de México, conversando y conviviendo con palabra, poesía y música sobre la prisión y la libertad en Estados Unidos y México.

Participan compas de San Pedro Tlanixco, Fernando Bárcenas, Leona Uhuru, Miguel Ángel Peralta, Filosoflow y Amigxs de Mumia.

“Un muro es sólo un muro. Se puede derribar”. – Assata Shakur.

No dejen de llegar MAÑANA sábado 31 de agosto a las 4 de la tarde.

Café Zapata Vive, Certificados 6, Col Álamos. Metro Xola.

Gracias a Paola por el diseño del cartel.

Reseña sumaria We Will Shoot Back (Devolveremos el fuego)

Akinyele Omowale Umoja.         We Will Shoot Back: Armed Resistance in the Mississippi Freedom Struggle (Devolveremos el Fuego: Resistencia Armada en la Lucha por la Libertad en Misisipi) New York University Press. 2013.

Reseña sumaria por Carolina Saldaña

Una mención del Movimiento de Derechos Civiles iniciado en los años 50 en el Sur de Estados Unidos suele evocar imágenes de una gran marcha contra la segregación racial encabezada por Martin Luther King y guiada por el principio de no violencia.  Sin embargo, el impactante libro, Devolveremos el Fuego,  revela otros aspectos del movimiento.

El narrativo fluye como una novela de acción protagonizada por personas con  una larga tradición de tomar armas en su defensa. A la vez, el libro es un análisis riguroso del tema de la resistencia armada en el estado de Misisipi desde 1955 hasta 1979 con información escrupulosamente documentada.

¿Las fuentes? La historia oral, material de archivo y publicaciones académicas.

En la Introducción, el estudioso y activista Akinyele Umoja, Profesor de Estudios Afroamericanos en la Universidad Estatal de Georgia, postula que la resistencia armada era crucial en la lucha sureña por la libertad negra. Para combatir el sistema de poder blanco que prevalecía, era necesario superar el clima de miedo e intimidación inculcado por la violencia de ese mismo sistema. Umoja plantea que la toma de armas era un factor clave para cambiar estas actitudes y defender la lucha.

El autor marca una clara diferencia entre el Movimiento de Derechos Civiles (1955-64) y el Movimiento del Poder Negro (1965-75), en el cual la auto-determinación era un factor clave.

En este libro, no hay una figura central como el destacado  proponente de la auto-defensa armada, Robert Williams, quien junto con su esposa Mabel desafiaba al Ku Klux Klan en Carolina del Norte, sino un  gran número de sureños y sureñas en espacios locales que se daban cuenta que deponer sus armas sería el suicidio.

Sin la protección de los Diáconos para la Defensa y otros grupos e individuos armados, dice Umoja, las organizaciones  como la Asociación Nacional por el Avance de Gente de Color (NAACP), El Congreso de Igualdad Racial (CORE), el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) y el Consejo de Organizaciones Federadas (COFO)  no se habrían podido organizar en Misisipi.

¿Cuáles eran las formas de resistencia armada utilizadas en este periodo? La auto-defensa armada, ataques de represalia, rebelión espontánea, guerra de guerrillas,  y vigilancia / cumplimiento armado.  Todo menos la lucha armada total, dice el autor.

CAPÍTULO 1. Terror y resistencia: Fundamentos de la insurgencia de derechos civiles.

Este capítulo da el contexto histórico y cultural para el Movimiento de Derechos Civiles, una lucha por la plena ciudadanía y por leyes que garantizaban los derechos al voto, a la educación y el fin de la segregación racial.

La escena inicial es el  asesinato a balazos de Charles Caldwell, un Senador negro elegido en el estado de Misisipi durante el periodo de Reconstrucción (1865-77), justamente después de la Guerra Civil. Antes de morir, Caldwell dijo: “Recuerden. Al asesinarme, asesinan a un caballero y hombre valiente. Nunca digan que mataron a un cobarde”. Anteriormente, Caldwell había matado a un hombre blanco que intentó matarlo. Umoja comenta que era el primero, y tal vez el único, hombre negro exonerado por haber asesinado a un hombre blanco en el estado de Misisipi.

Durante el periodo de Reconstrucción, la gente negra logró cambios drásticos en la política, la educación, los derechos de las mujeres y la tenencia de tierras. Sin embargo, la violencia terrorista del Ku Klux Klan y otros grupos de la supremacía blanca acabó con la mayoría de los cambios  e hizo que la gente retrocediera a la esclavitud.

Durante los años 20, se formaron unos pocos grupos de la NAACP en Misisipi y 56 agrupaciones de la Asociación Universal de la Mejora del Negro (UNIA) de Marcus Garvey. En 1923, 1500 personas asistieron a una Convención de la UNIA en Merigold, Misisipi.

Sus integrantes tomaron en serio el desafío de enfrentar la violencia de los supremacistas blancos. Algunos seguidores de Garvey propusieron una estrategia de resistencia armada colectiva para enfrentar y eliminar los linchamientos perpetrados con frecuencia por los terroristas blancos.

Un prototipo clave en este periodo fue “el Negro malo”, quien desafiaba abiertamente la supremacía blanca. Un hombre admirado en la comunidad Negra y temido por los blancos era el aparcero Joe Pullen, quien disparó a un hacendado, matándolo, en una disputa sobre una deuda de cincuenta dólares. Sabiendo que habría represalias,  Pullen tendió una emboscada a una multitud de cien hombres blancos, matando a nueve e hiriendo a nueve en una batalla de siete horas. Los racistas lincharon al rebelde y profanaron su cuerpo, pero en la cultura negra él siguió siendo una inspiración de que ya no era necesario tolerar el abuso racista.

Muchas actividades de resistencia armada en Misisipi se llevaron a cabo en secreto para evitar la represión. En algunas partes del estado se organizó un ferrocarril subterráneo para ayudar a la gente escapar de los linchamientos y salir del territorio sano y salvo. Prototipos de la resistencia furtiva fueron el pícaro “Bruh Rabbit” y “High John the Conqueror”, el astuto hijo esclavizado de un rey africano inmortalizado como el amuleto “John the Conqueroo” en la canción de blues “Hoochie Coochie Man”.

No hubo grandes protestas públicas antes de 1955, pero ocurrieron varios actos individuales y colectivos de resistencia armada a la opresión racial. El padre de Annie Colton, por ejemplo, enseño a todas sus hijas a usar armas para protegerse de los violadores blancos. Su familia desafiante tenía la fama de encarar a los blancos racistas.

CAPÍTULO 2. “Aquí estoy y no me echo pa’ tras”: Surge la combatividad de base y la auto-defensa armada en los 1950s.

El Movimiento por la Libertad Negra en Misisipi y todo el Sur en los años 50 formaba parte de un movimiento internacional que reclamaba los derechos humanos fundamentales con una consciencia anti-colonial y anti-apartheid. En un ambiente de segregación racial, algunos veteranos negros de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra en Corea cuestionaban los motivos por haber peleado en el extranjero por una supuesta libertad que no tenían en las plantaciones de Misisipi.

En un momento cuando Estados Unidos  buscaba proyectar una imagen liberal durante la Guerra Fría con la Unión Soviética, la segregación racial se volvió una situación incómoda; algunas pocas reformas federales se hicieron, como la decisión de la Suprema Corte en Brown vs el Consejo de Educación que ordenó la desegregación de escuelas en 1954.

Ese mismo año el Consejo Blanco de Ciudadanos (White Citizens’ Council) se formó en Misisipi y otros estados del Sur para oponerse al dictamen de la Corte, mantener la supremacía blanca e intimidar y castigar a cualquier Negro que se atreviera a luchar por sus derechos. Se publicó en un periódico del Delta una lista de nueve activistas de derecho civiles, la cual fue repartida en reuniones del Consejo en todo el estado.   El primer activista asesinado de “la lista de muerte” fue el reverendo George Lee, quien había anunciado sus planes para votar en las próximas elecciones.

En Misisipi una nueva generación de doctores, educadores, clérigos y hombres de negocios se volvieron organizadores y voceros del Movimiento de Derechos Civiles. Uno de ellos era el carismático doctor y cirujano T.R.M. Howard, quien favorecía la auto-ayuda. Al principio él buscaba cooperar con la estructura de poder blanco, pero se puso cada vez más radical al fundar el Consejo Regional de Liderazgo Negro (RCNL) y encabezar campañas para registrar votantes, enfrentar la violencia policiaca y boicotear a las gasolineras con sanitarios sólo para los blancos. Su consigna era “No compres gas donde no puedas usar el sanitario”.

En la región del Delta del Misisipi alrededor del pueblo negro de Mound Bayou, se celebraron grandes campamentos y mítines donde combinaron la cultura con las demandas por justicia. Participaron siete mil, luego diez mil, hasta trece mil  personas.

Muchos activistas como  el Dr. Howard, Amzie Moore y  Medgar Evers solían viajar con armas para su protección y abogar por el derecho de la auto-defensa armada en los grandes mítines.

Después del cruel asesinato de Emmett Till en 1955, por supuestamente haber coqueteado con una mujer blanca, varios activistas apoyaron a la familia del chico de 14 años  y buscaron evidencia para fortalecer el caso en contra de sus asesinos.

Medgar Evers había estudiado los movimientos por la independencia en África, y durante algunos años soñó con formar un grupo en Misisipi parecido a los Mau-Mau de Kenya, el cual podría realizar represalias contra racistas que atacaban a personas en la comunidad negra. Sin embargo, él era Secretario estatal de la NAACP, que en su política nacional evitaba la combatividad, y por eso nunca puso en práctica su sueño. Evers se volvió el mártir simbólico del movimiento en Misisipi cuando fue asesinado por el supremacista blanco Byron de la Beckwith el 11 de junio de 1963.

CAPÍTULO 3. “No puedo dejar mis cosas”: Organizaciones no violentas y la resistencia armada. 

Las organizaciones SNCC y CORE llegaron a Misisipi con una filosofía, estrategia y tácticas de no violencia que habían sido utilizadas con éxito en el boicot de autobuses en Montgomery, Alabama, en 1955, y en los “sit-ins” que se iniciaron en restaurantes en Greensboro, Carolina del Norte, a partir de 1960.

Los representantes de SNCC, como Bob Moses, trabajaron con activistas locales como Amzie Moore, quienes vivían con armas en sus casas  y las usaban en sus esfuerzos organizativos para sobrevivir.  Hubo tensiones y desacuerdos entre los grupos pero también cooperación.

Moore, un veterano de la Segunda Guerra Mundial y dueño de una gasolinera, era fuertemente recomendado por la asesora de SNCC, Ella Baker. Por lo regular Moore andaba armado, y en varias ocasiones protegió a los integrantes no violentos de SNCC.

Moore convenció a Bob Moses a iniciar una campaña para registrar votantes en el pueblo de McComb, condado de Pike, en el Suroeste de Misisipi, y también en los condados de Amite y Walthall, donde ni una sola persona negra estaba registrada para votar. Parte de la estrategia de SNCC era obligar el gobierno federal  de John F. Kennedy a respaldar la justicia de sus demandas. Como primer paso, dieron clases sobre el proceso electoral. A la vez, otros integrantes de SNCC realizaron acciones de desobediencia civil.

En Walthall, algunos residentes informaron a los activistas que varios meses antes, ellos tuvieron un problema con merodeadores blancos que solían entrar en la comunidad negra por un puente para cometer actos violentos. Después de muchas protestas inútiles, algunos de los “hermanos más viejos” decidieron que ya era el momento de actuar. Cortaron la cabeza de uno de los merodeadores y la pusieron en el puente. De ahí en adelante no tuvieron un solo problema con los agresores blancos.  La comunidad se volvió un área segura para los activistas de SNCC y uno de los primeros lugares donde ofrecieron clases sobre el voto.

En el condado de Amite, con población mayoritariamente Negra, los jóvenes de SNCC recibieron inspiración y apoyo del independiente granjero E.W. Steptoe, quien en 1954 había establecido una agrupación de la NAACP en el área y había enfrentado represión en contra de sus actividades.

Para los activistas, su granja era un lugar para dormir, tener reuniones y dar clases sobre el derecho a votar. Ellos  admiraron su valor y su fuerte defensa del movimiento.

Una vez cuando Bob Moses llegó sangriento a la granja después de haber sido atacado por racistas en el pueblo, los activistas intentaron calmar a Steptoe, quien  estuvo listo para salir a disparar a los agresores en represalia.

“Es que él no creía en la no violencia”, reflexionó su hijo, después. “No creía en ver a alguien golpeado sin hacer algo al respecto. Y no permitió que nadie abusara de él”.

La familia de Steptoe había logrado mantener control de sus tierras desde la época de la Reconstrucción a pesar de haber enfrentado muchas amenazas, golpizas y otras agresiones. El granjero siempre mantenía su hogar bien protegido y siempre llevaba armas cuando viajaba cerca o lejos de casa.

Cuentan que una vez él era parte de una delegación que iba a Washington DC para hablar con oficiales del gobierno sobre el voto. En camino al avión, Bob Moses se dio cuenta que Steptoe llevaba un arma y le dijo: “Señor Steptoe, usted tiene un arma. No se puede llevar armas en el avión”. Steptoe formalmente entregó su arma, pero sus compañeros se dieron cuenta después que él llevaba dos o tres más escondidas.   Chuck McDew comentó que el granjero de Misisipi había viajado a Washington DC, armado “como Pancho Villa”.

Al tener éxito con la campaña para registrar a votantes en la comunidad de McComb, SNCC decidió organizar una acción de desobediencia civil.  Dos jóvenes, Hollis Watkins y Curtis Hayes,  hicieron un “sit-in” en la lonchería de Woolworth e inspiraron a muchos otros jóvenes a tomar acciones de este tipo.

En 1962, cuando SNCC empezó a organizar una campaña para registrar votantes en el Delta de Misisipi, la organización enfrentó muchos ataques armados contra sus integrantes y partidarios locales en la ciudad de Greenwood. En un incidente, un grupo de  jinetes nocturnos dispararon al hogar de Dewey Greene, cabeza de una familia de activistas y miembro de COFU y Presidente de la NAACP.  Greene inmediatamente contactó a la policía, pero no para pedir protección.  Dijo que “si alguien más llegara a disparar a su casa, la policía podría llegar para recolectar los cuerpos”.

Alrededor de 150 personas marcharon para oponerse al ataque contra la familia Greene, pero muchos de los Negros locales no estaban dispuestos a participar sin armas, como SNCC exigió.

Según Hollis Watkins, algunos de los hermanos y hermanas locales dijeron: “No puedo dejar mis cosas. Por esto no estaré en la marcha, sino a un lado”.  Dice Akinyele Umoja que la presencia de gente armada que acompañaba a manifestaciones no violentas no era limitada a Greenwood, sino que se volvió común en manifestaciones en todo el estado de Misisipi.

La viuda Laura McGhee encabezó a otra familia de activistas que participaron en la campaña para lograr el voto. Sus tierras fueron utilizadas para celebrar reuniones, mítines, clases sobre el voto, y un refugio para gente desplazada. Ella y sus tres hijos defendieron su propiedad. Una vez cuando los jinetes nocturnos dispararon a su perro, sus hijos devolvieron el fuego y dieron con el vehículo de los merodeadores. El sheriff y un agente del FBI visitaron a McGhee para ordenar que sus hijos dejaran de disparar a los intrusos. Laura McGhee les dijo que no se preocuparan, que de ahí en adelante ella misma sería la que dispararía.

Cuando Dave Dennis y George Raymond de la organización CORE llegaron al pueblo de Canton en el condado de Madison para organizar a votantes, hubo mucho miedo en la población que temía represalias.

La sobrevivencia de CORE dependió de un  “cabrón bien hecho”, C. O. Chinn, el clásico “negro malo” o “negro loco” que inspiró la confianza de la comunidad negra y el miedo de los blancos. En un escenario como el del “viejo oeste”, C.O. Chinn inspiró hasta el respeto del racista sheriff Billy Nobles, con quien Chinn había servido en el Ejército.

Chinn apoyó a la gente de CORE y les ofreció espacio en una oficina, transportación y protección. Usó sus contactos para arreglar foros y con frecuencia habló de la campaña para organizar a votantes. Aunque Chinn sufrió represalias, siguió promoviendo la campaña.

CAPÍTULO 4. La gente local gana: El Verano de Libertad y desafíos a la no violencia en Misisipi. 

Este capítulo se centra en los eventos antes, durante y después de la histórica campaña para registrar votantes en el Freedom Summer (Verano de Libertad) de 1964, y del impacto de la resistencia armada sobre ese esfuerzo.

En un clima de intensa violencia por parte de las fuerzas de la supremacía blanca, se realizaron dos importantes debates en SNCC, CORE y COFU. A finales de 1963, cuando Bob Moses presentó la idea del Verano de Libertad, se discutió la idea en SNCC de invitar a un gran número de activistas blancos desde el Norte del país con la idea de que con esto, el gobierno federal estaría más dispuesto a respaldar el movimiento. Aunque la base local en las comunidades negras en Misisipi no estaba al favor, por fin se tomó la decisión de invitar a 100 activistas blancos.

Un segundo debate se hizo en SNCC el 10 de junio de 1964, entre los adherentes a la no violencia como Bob Moses e integrantes como Sam Block que habían trabajado cercanamente con las comunidades locales negras que insistieron en la necesidad de la auto-defensa. Aunque Ella Baker expresó el deseo de una mayor flexibilidad sobre la posición, por fin se decidió que aunque SNCC no tendría una posición pública sobre la auto-defensa, no se permitirían armas en sus oficinas y Casas de Libertad. Los miembros tampoco pudieron portar armas.

En CORE, las discusiones sobre la auto-defensa continuaron. Dave Dennis, por ejemplo, dudaba de su compromiso a la no violencia, pero no cambió  su posición hasta el trágico asesinato de los tres activistas James Chaney, Michael Schwerner y Andrew Goodman en  el condado Neshoba en el verano de 1964.  Durante esa experiencia devastadora, una de las cosas que Dennis se preguntó fue: ¿Si ellos hubieran portado armas, estarían vivos hoy?

De ahí en adelante él y varios otros integrantes de CORE dejaron de aconsejar a la gente a rechazar la autodefensa.

Durante varios meses, Max Stanford y  Roland Snellings del Movimiento de Acción Revolucionaria (RAM), llevaron su ideología del nacionalismo negro revolucionario a  Misisipi. Su meta era organizar un movimiento de liberación para liberar la nación negra colonizada en Estados Unidos. Aunque varios de los compañeros en Greenwood eran afines a sus ideas, su apoyo por la resistencia armada fue el motivo por el cual Bob Moses instruyó a Stokely Carmichael a informarles  que no serían bienvenidos a participar en el Verano de Libertad.

En Tallahatchie, Margaret Block de SNCC fue a vivir y trabajar con los parientes de la matriarca negra de 89 años, Janie Brewer, en su granja. En una ocasión cuando algunos jóvenes fueron al pueblo para registrarse a votar, encontraron una  multitud de 90 blancos que los persiguieron. Sin embargo, en camino de regreso a casa, los agresores fueron emboscados por la gente de la granja y sus amigos.  Janie Brewer también planeó una segunda emboscada más grande que tuvo bastante éxito en desalentar a los supremacistas blancos.

En el pueblo de McComb, la campaña para registrar votantes siguió en un ambiente de extrema violencia. El KKK había bombardeado 12 hogares, iglesias y negocios, incluyendo la Casa de Libertad de COFU.

En un café en McComb, Aylene Quinn y Ernest Nobles dieron alojamiento, comida, transporte y refugio  a los organizadores. Cuando el hogar de Aylene fue bombardeado, seguido por el bombardeo de la Iglesia Bautista ‘Society Hill’,  cientos de Negros llenaron las calles de McComb  con armas, cocteles Molotov y ladrillos. También hubo ataques en represalia hechos por francotiradores.

Esta rebelión espontanea en McComb presionó al gobierno federal de Lyndon Baines Johnson y el del estado de Misisipi para frenar el terrorismo racial del Ku Klux Klan.  Johnson amenazó con enviar tropas federales, y varios integrantes de KKK fueron enjuiciados por los bombardeos. Sin embargo, sólo recibieron sentencias leves de cinco años y luego libertad condicional. La gente se sintió traicionada por las respuestas de los tribunales.

El descontento  con el gobierno federal culminó cuando Fannie Lou Hamer y otros integrantes del Partido Demócrata por la Libertad en Misisipi (Mississippi Freedom Democratic Party) no fueron recibidos como delegados por la Convención Nacional Demócrata de 1964 en su  desafío al Partido Demócrata segregacionista oficial.

Dice Akinyele Umoja que estos acontecimientos marcaron el principio del fin de la no violencia en la lucha en Misisipi. Durante el Verano de Libertad se hizo obvio que las organizaciones no violentas no pudieron funcionar sin la protección armada de la gente local. En cada comunidad se practicó la auto-defensa armada y la resistencia armada, y algunos de los miembros de SNCC y CORE empezaron a portar armas. Las dos organizaciones eventualmente aceptaron el concepto de la auto-defensa.

CAPÍTULO 5. Listos para morir y defender: Natchez y el surgimiento de la resistencia armada  en Misisipi.

Akinyele Umoja afirma que “este capítulo explora la transición desde los grupos informales de auto-defensa hacia  las organizaciones paramilitares formales, en particular los Diáconos para la Defensa, y el apoyo abierto para la resistencia armada”.

El capítulo empieza con la visita de Charles Sims y un contingente de diez hombres armados de los Diáconos para la Defensa y Justicia de Bogalusa, Luisiana, a una asamblea en la ciudad de Jackson, Missisipi, justo después del asesinato del reverendo Donald Thompson. En un discurso, Sims postuló que la existencia de un grupo de Diáconos en Misisipi pudo haber evitado el asesinato del reverendo. Animó a la gente a defenderse, y su discurso fue recibido con un fuerte aplauso.

La formación de una agrupación de los Diáconos en Natchez, Misisipi, es uno de los tres temas importantes en Capitulo 5, junto con un discurso de la defensa de la resistencia armada y la realización de boicots de consumidores en esta ciudad. La implementación simultánea  de estos tres aspectos en una campaña encabezada por la NAACP dio lugar al  “Modelo Natchez”, que cobró fuerza hasta finales de los años 70 en Misisipi.

Natchez es una ciudad conocida por sus lujosas mansiones construidas en las grandes plantaciones  durante la época de la esclavitud. Anteriormente fue la capital del estado de Misisipi y siempre ha sido una base de poder, riqueza y supremacía blanca. Después de la Segunda Guerra Mundial, varias industrias se establecieron en la pequeña ciudad.  En 1965  hubo dos grupos nacionales del Ku Klux Klan en Natchez que perpetraron golpizas, secuestros, asesinatos y  bombardeos contra la comunidad negra y en particular, contra participantes del Movimiento de Derechos Civiles.  El jefe de policía alentó este tipo de violencia con su discurso de supremacía blanca.

Apoyo abierto a la resistencia armada

Después del asesinato de Medgar Evers en 1963, su hermano Charles ocupó su posición como el Secretario de Campo de la NAACP en el estado de Misisipi. Evers ofreció un discurso de apoyo abierto a la resistencia armada. En un banquete celebrado el 15 de febrero de 1964, dijo:

“Tengo el más alto respeto para el Sr. Martin Luther King, pero la no violencia no va a funcionar en Misisipi…Ya tomamos la decisión…Si un hombre blanco le dispara a un Negro en Misisipi, devolveremos el fuego”.

El 27 de agosto de 1965, el Presidente de la NAACP en Natchez, George Metcalf, fue gravemente herido cuando una bomba explotó en su coche. Cientos de Negros llenaron las calles de Natchez después del ataque con ganas de vengarse.

El ataque ocurrió unas semanas después de la rebelión espontánea en Watts,  Los Ángeles, y hubo especulación sobre una rebelión en Misisipi. Dijo Evers: “Ya no vamos a aceptar estos ataques. No vamos a iniciar un motín, pero tenemos armas y vamos a resistir. Tal vez me despiden (de la NAACP) por decirlo, pero esto es lo que vamos a hacer”.

Después del ataque contra Metcalf, Evers asumió el liderazgo del movimiento en Natchez.

 

Los Diáconos para la Defensa y Justicia

Unas semanas antes del ataque contra Metcalf, un pequeño grupo de hombres negros se reunieron en secreto para formar un grupo paramilitar. La mayoría se habían conocido desde la niñez y se sintieron obligados a proteger las vidas y propiedades de la comunidad africano-americana, sabiendo que no podían contar con la policía.

El 28 de agosto de 1965, un día después del ataque contra Metcalf, James Jackson anunció que una agrupación de los Diáconos para la Defensa y Justicia se había formado en Natchez. Habían escuchado del éxito del grupo en Luisiana en neutralizar el terror blanco y adoptaron algunas de sus maneras de trabajar. Nunca revelaron el tamaño del grupo o los nombres de sus miembros excepto por unos pocos voceros. No aceptaron a miembros con un historial de alcoholismo o criminalidad porque estarían demasiado sujetos a la presión policial.

Consideraron importante estar bien armados. Como sólo una tienda en Natchez les vendería armas, contaron con amigos en otros lugares para ayudar con las compras, incluyendo un contacto en California que les ayudó a recaudar fondos,  comprar armas y equipo de comunicación, y transportarlos.

La ley en Misisipi les permitía portar armas, incluyendo en sus vehículos, siempre y cuando no estuvieran ocultas. Esto dio a  los Diáconos la capacidad de proteger con mayor eficacia a los mítines, marchas e instituciones comunitarias.

El 4 de septiembre de 1967, los Diáconos de Natchez, junto con  una agrupación en el condado de Wilkerson, dispersaron una multitud de supremacistas blancos que estaban a punto de disparar contra una manifestación. Dijo James Young, “Nosotros llegamos y empezamos a descargar toda nuestra artillería pesada y ellos se fueron”. El activista de SNCC Hollis Watkins se acuerda que dijeron: “Somos los Diáconos para la Defensa y si ustedes vienen acá con eso, van a tener problemas”. Según Watkins, el nombre “Diáconos para la Defensa” tuvo un impacto casi tan efectivo en dispersar a la multitud racista como las propias armas.

 

El Boicot

Charles Evers anunció el primer boicot de los negocios que pertenecían a dueños blancos el 28 de agosto de 1965, en un esfuerzo para conseguir una medida de justicia económica. Tres días después, el Consejo de la Ciudad de Natchez rechazó una lista de 12 demandas por los derechos civiles y humanos de los ciudadanos negros que había sido presentada por Evers y otros líderes locales. Después de un debate sobre cómo responder, se decidió que la manera principal sería seguir con el boicot, con algunas marchas auxiliares.  Los Diáconos para la Defensa protegerían el boicot.

Muy pronto se notó que el boicot era casi 100% efectivo, en gran parte debido a los escuadrones de cumplimiento organizados por Rudy Shields.

¿Cuáles eran las tácticas usadas por el escuadrón  en caso de que alguien de la comunidad negra comprara algo en una de las tiendas prohibidas? Para empezar, esta persona podría ser humillada en público. Si volvía a violar al boicot, tal vez no llegaría a casa con sus compras. En casos extremos la violencia sería usada. En caso de que la persona culpable fuera mujer, las personas responsables por castigarla también serían mujeres.

El 12 de octubre, los oficiales del gobierno se vieron obligados a reunirse con la NAACP, la cual después anunció una victoria; sin embargo, el gobierno lo negó y el boicot continuó. Después de dos meses, seis de los negocios boicoteados tuvieron que cerrar sus puertas. Varios de los comerciantes blancos empezaron a preocuparse por sus ventas durante la temporada de Navidad, y el 29 de noviembre la NAACP y la estructura de poder blanco llegaron a un acuerdo. La NAACP dejaría de boicotear a 23 de los negocios y el gobierno de la ciudad concedería unas de las demandas de la lista, como la desegregación en instalaciones públicas.

La fórmula desarrollada en Natchez fue utilizada en todas partes del estado, con boicots exitosos en los condados de Wilkerson, Claiborne y Forrest, especialmente en las ciudades de Fort Gibson y Hattiesburg. En varias comunidades se formaron agrupaciones de los Diáconos para la Defensa.

La campaña encabezada por la NAACP estatal y local en Natchez, Mississippi, se volvió un modelo para la combinación del boicot de consumidores y la organización de grupos de auto-defensa armada.

 

CAPÍTULO 6. “No dimos la otra mandíbula”: Poder Negro, boicots, y acelerado debate sobre la resistencia armada

El 5 de junio de 1966, el activista James Meredith inició la Marcha contra el Miedo desde Memphis, Tennessee hacia  Jackson, Misisipi, con la meta de oponerse al racismo y alentar el registro a voto de la población negra. Meredith era bien conocido por haber ganado una fuerte lucha en 1962 por ser el primer estudiante negro en la Universidad de Misisipi.

El 6 de junio, fue herido de bala y hospitalizado. Inmediatamente líderes de todas las organizaciones de derechos civiles llegaron a Memphis para debatir sobre la continuación de la marcha de 345 kilómetros a través del Delta de Misisipi.

Los líderes nacionales de la NAACP y la Liga Urbana, Whitney Young y Roy Wilkins, propusieron colaborar con el gobierno federal de Lyndon Johnson al buscar apoyo por una nueva ley de derechos civiles con garantías para la protección federal de los  activistas de derechos civiles.

Stokely Carmichael de SNCC con el apoyo de Floyd McKissick de CORE, por otro lado, propuso una marcha que despertaría iniciativas locales en las comunidades negras y la elección de líderes locales. También propuso la participación en la marcha de los Diáconos para la Defensa.

Young y Wilkins, derrotados, regresaron a Nueva York.

La decisión de no contar con la protección del gobierno federal, sino contar con la protección de combatientes negros, fue un importante cambio en la dirección del Movimiento.

Durante la marcha, el carismático organizador de SNCC, Willie Ricks, se encargó de  promover la consigna “Poder Negro”. Cuando la marcha llegó a Greenwood, Misisipi, el 16 de junio, Stokely Carmichael fue detenido durante varias horas. Al salir enojado, dio un apasionado discurso en un mitin la misma noche, en la cual gritó en una interacción de llamada y respuesta con Willie Ricks:

–¿Qué es lo que quieren ustedes?

–Poder Negro.

La gritaron una y  otra vez hasta que una gran parte del público la coreaba con entusiasmo.

Varios líderes, incluyendo a Martin Luther King, rechazaron la consigna. Al principio también King había rechazado la participación de los Diáconos, pero cedió a condición de que la marcha se llevara a cabo bajo la bandera de la no violencia. King rechazó llamadas a actos de represalia, pero no rechazó la auto-defensa contra la violencia racista y llegó a respetar a los Diáconos. La presencia de King en la marcha atrajo a muchos simpatizantes  y  resultó ser un factor positivo.

La no violencia se puso a prueba el 21 de junio cuando King fue invitado a una manifestación en el  pueblo cercano de Filadelfia, Misisipi,  para conmemorar los asesinatos de Chaney, Goodman y Schwerner. Con 25 de sus seguidores, pero sin un contingente de los Diáconos, King se unió a una marcha que fue atacada por una turba de  300 agresores que les aventaron insultos, cohetes, piedras, botellas y palos. Uno de los cohetes se explotó justamente a los pies de King. Al regresar a la Marcha contra el Miedo, denunció el reino de terror que existía en Filadelfia.

CAPÍTULO 7. La revolución negra ha llegado: Insurgencia armada, poder negro, y nacionalismo revolucionario en la lucha por la libertad en Misisipi. 

Rudy Shields se volvió cada vez más radical. En 1970 dejó de trabajar con la NAACP y empezó a organizar a los jóvenes en una nueva formación, el Frente Unido Negro (Black United Front, BUF). En el pueblo de Aberdeen, donde los líderes blancos intentaron poner fin a un boicot, a Rudy se le ocurrió la manera perfecta de manipular sus miedos. Le pidió a su compañero Lewis Myers llegar al pueblo con un contingente de jóvenes negros y caminar por las calles, mientras él difundía rumores que los Panteras Negras habían llegado. El rumor creó histeria masiva y fue imposible detener el boicot.

El 15 de agosto de 1970, la comunidad negra de Aberdeen se organizó para proteger a la combativa familia Cole de un ataque racista, y cuando algunos policías llegaron a su hogar, encontraron 150 o 200 Negros disparando a cualquier cosa que se movía. Después de este ejemplo de resistencia colectiva, los merodeadores no se atrevieron a acercarse a la residencia Cole.

Antes de que Rudy Shields llegara al pueblo de West Point en el condado de Clay en agosto de 1970, la situación ahí había literalmente explotado. Hubo amplia oposición en la comunidad a la decisión del Consejo de Educación de cerrar una escuela secundaria. Varios Negros se reunieron en la Universidad Mary Holmes, un centro de activismo, el 23 de enero de 1970, para organizar un boicot. El siguiente día una explosión provocó un incendio en la oficina de la Corporación de Desarrollo Comunitario del Condado de Clay (CCCDC), donde los atacantes pensaron erróneamente que destruirían hojas con 1200 firmas en contra de la clausura de la escuela. Sin embargo, el día después del incendio, las peticiones fueron presentadas al Consejo y en la noche 1500 Negros demostraron su solidaridad en la Mary Holmes.

Represalias. Esta vez el ataque contra la oficina no quedó impune. Hubo represalias. Una explosión de dinamita ocurrió en el Palacio del Gobierno de West Point a las 9:50 pm del 25 de enero.

Cinco minutos después, Billy Wilson fue herido de bala afuera de su tienda. Según informes, Wilson se había jactado de haber participado en el linchamiento del joven Emmett Till desde hace 15 años. Se rumora que Wilson estaba casado con la previa esposa de Roy Bryant, uno de los asesinos. Nadie tomó responsabilidad por el asesinato de Wilson. Dice Akinyele Umoja:

Una fuente afirma que  el ataque contra Wilson fue organizado por una unidad armada y clandestina de activistas que habían vivido años de la violencia de la supremacía blanca y decidieron que hacía falta la capacidad para hacer represalias contra los que habían perpetrado el terror blanco particularmente en Misisipi. Se reporta que Ralph Featherstone y su  camarada William ‘Che’ Payne   eran participantes en este grupo de luchadores por la libertad africano-americanos.

El 9 de marzo de 1970, los dos murieron en una misteriosa explosión de su vehículo.

Rudy Shields llegó a West Point en agosto de 1970, después de que el activista John Thomas fue asesinado por el hombre blanco Sonny Stanley, quien juró que Thomas le había dicho palabrotas. Hubo protestas de mil personas y Shields ayudó con la organización de un boicot para exigir que Stanley fuera enjuiciado y condenado por el asesinato. Él trabajó con los activistas del BUF quienes solían llevar armas y equipo de comunicación. Shields invitó a Huey P. Newton del Partido Pantera Negra a dar un discurso en West Point en octubre, pero esto no ocurrió.

También en 1970, Shields estaba en Jackson, Misisipi, la capital del estado, para ayudar en organizar a los estudiantes después de que dos fueron asesinados y 11 heridos en la Universidad Jackson State el 14 de mayo. En algunos eventos los estudiantes del BUF repartieron volantes con la consigna de los Panteras Negras, “Todo el poder al pueblo”.

¡Liberen la tierra!  La lucha por la libertad en Misisipi y  La Republica de Nueva Áfrika.

 

Alrededor de 500 nacionalistas negros bien conocidos asistieron al Congreso Gubernamental Negro organizado por La Sociedad Malcolm X en Detroit, Michigan, el 29-31 de marzo de 1968, para desarrollar un programa para la soberanía y auto-determinación negra. Resolvieron formar un gobierno provisional para los Negros en Estados Unidos a quienes vieron como una nación subyugada. La nación fue identificada como la República de Nueva Áfrika (RNA), y el territorio nacional sería los cinco estados en el Sur del país –Misisipi, Luisiana, Alabama. Georgia y Carolina del Sur–  que tenían el porcentaje y concentración de Negros  más grande que cualquier otro estado debido al legado de la esclavitud. Exigieron control sobre el territorio como una parte de las reparaciones que el país les debía por siglos de explotación y degradación. Cien participantes del Congreso firmaron un documento que declaraba su independencia de Estados Unidos.

Los integrantes del Gobierno Provisional de la República de Nueva Áfrika (PGRNA) incluían a Robert Williams, Betty Shabazz, Gaidi Obadele, Herman Ferguson, H. Rap Brown y Max Stanford.

Tenían “consulados” en Detroit, Nueva York, Boston, Dayton, San Francisco, Los Ángeles, Milwaukee, Las Vegas y Gary, y un centro de gobierno en Nueva Orleans. Misisipi fue considerado como un estado estratégico para la RNA. Imari Obadele consideraba importante el distrito Kush para organizar un plebiscito sobre la independencia.

Daban importancia a la auto-defensa, y todos los integrantes fueron capacitados, incluyendo a las mujeres. También vieron necesaria una guerrilla. Aunque el PGRNA no tuvo control sobre el Ejército de Liberación Negra (BLA), esperaba que podría contar con acciones suyas en el evento de un ataque contra la RNA.

Durante más de un año, el  PGRNA en Misisipi enfrentó fuerte hostigamiento mientras trabajaba para adquirir tierras, establecer nuevas comunidades  y organizar una celebración del Día de la Tierra. Aunque sus planes no eran tan exitosos como esperaban, recibieron el apoyo entusiasta de Rudy Shields y varios otros activistas del estado.

Antes del amanecer el 18 de agosto de 1971, 60 agentes del FBI y la policía local atacaron la central de la RNA en Jackson, Misisipi con gases lacrimógenos y ráfagas de balas. Las y los compañeros devolvieron el fuego y hubo un tiroteo de 20 minutos. Un policía murió y dos más fueron heridos. Siete mujeres y hombres de la RNA salieron de la casa ilesos. Afortunadamente habían logrado meterse en un túnel previamente excavado. Once compañeras y compañeros fueron golpeados,  detenidos, enjuiciados y condenados a prisión.  Las sentencias variaban desde tres hasta doce años.

Rudy Shields trabajó para juntar dinero para fianzas y en 1973 ayudó con la organización del Día de Solidaridad con Prisioneros de Guerra Africanos (APOW) en Jackson, Misisipi. Esto era un esfuerzo para apoyar a ‘los 11 de la RNA’  y a otros presos políticos del Movimiento de Liberación Negra en Estados Unidos. Tres mil personas asistieron. Imari Obadele salió de prisión bajo finanza después del evento de solidaridad.

Cabe señalar que a pesar de la represión, el trabajo de la RNA ahora sigue a través de la Organización del Pueblo Nuevo Afrikano (New Afrikan People’s Organization, NAPO) y el Movimiento de Base Malcolm X (Malcolm X Grassroots Movement, MXGM). En Misisipi, el activista y abogado de la RNA, Chokwe Lumumba fue elegido Alcalde de Jackson en 2013, antes de su muerte el año siguiente. Su hijo Chokwe Antar Lumumba ahora es Alcalde. En su campaña electoral el joven prometió “hacer que Jackson sea la ciudad más radical del planeta”.

CAPÍTULO 8. Se pierde el miedo: La Liga Unida, litigación activista, auto-defensa armada, y  resiliencia insurgente en el Norte de Misisipi

En los años 70, hubo un resurgimiento del Ku Klux Klan  y otros grupos de la supremacía blanca en el Sur y en varias partes del Estados Unidos. El estado de Misisipi no fue una excepción. A la vez, el sector radical del Movimiento del Poder Negro había sufrido un declive debido a la represión del Estado y conflictos internos. Como resultado del COINTELPRO (el programa de contrainsurgencia del FBI), hubo cientos de presos políticos y exiliados, y por eso, menos recursos para dedicar a programas  comunitarios.

Sin embargo, el activismo del Movimiento de Liberación Negra  siguió de alguna manera en varias  partes del país. En el Norte de Misisipi, se formó un movimiento que dio inspiración a otros grupos radicales, un movimiento capaz de enfrentar las estructuras del poder blanco.  La United League (Liga Unida), un grupo de derechos humanos, implementó el Modelo Natchez, utilizando boicots económicos, la auto-defensa armada, litigios agresivos y un discurso audaz para organizar la insurgencia desde mediados hasta finales de los años 70. La Liga representó una respuesta negra visible y combativa al Klan  y la supremacía blanca en pueblos como Holly Springs, Byhalia, Tupelo y Okalona.

Un vocero carismático de la Liga era Skip Robinson. Él nunca ocultó el hecho de que los integrantes de la Liga estaban armados y dispuestos a disparar. En un mitin en Okolona, Misisipi el 8 de octubre de 1978, Robinson  dijo:

 

Todavía creemos profundamente en las palabras del Dr. King cuando dijo que el amor y la comprensión podrían superar el odio y los asesinatos. Pero no sentimos que él quisiera decir que debemos ser cobardes. Si el Klan entra en mi comunidad y dispara a mi vecino o dispara a mi casa, no voy a caer de rodillas a decir “Señor, detenlos”. Dios detiene a un hombre por las acciones de otro. Si el Klan dispara a mi casa, yo le voy a rezar, “Señor, ayúdame a tirar derecho”.

Una tarde en el pueblo de Holly Springs en el condado de Marshall,  un grupo de activistas de la Liga estaba saliendo de su oficina cuando seis racistas del Ku Klux Klan empezaron a dispararles. Robinson saltó sobre el coche de su hermano, agarró su revolver de calibre .45 y empezó  a disparar. Cuando los racistas huyeron en su coche, Walter Boyd y otros compañeros los siguieron, los pararon, hicieron una detención ciudadana y tomaron su arma. De ahí en adelante el Klan ya no era visible en el condado.

La ciudad de Tupelo, en el condado de Lee, es la más grande en el Norte de Misisipi. En marzo de 1976, cuando el hombre negro Eugene Pasto pasó por ahí con una mujer blanca en su coche, la policía le fabricó una acusación de un cheque sin fondos. En la cárcel, los detectives Dale Cruber y Roy Sandifer y otros agentes lo golpearon brutalmente.

Cuando el dictamen de un juez federal del 25 de enero de 1978 expresó la negación de las autoridades blancas de la ciudad de castigar a los agentes, el activismo en la comunidad negra en Tupelo  se intensificó. La Liga Unida organizó a cientos de Negros a marchar el 11 de marzo. La mayoría de los manifestantes eran gente pobre de la clase trabajadora. Cuando pasaron por la cárcel,  los presos les gritaron: “¡Estamos con ustedes!”

Marcharon otra vez el 18 de marzo y de nuevo el 24 de marzo. Ese día la Liga anunció un boicot económico de los negocios de los blancos. Dentro de dos meses, la membrecía en la Liga aumentó de 100 hasta 1200.

Hubo amenazas de muerte o disparos de francotiradores contra los líderes de la Liga diariamente.

El Gran Dragón del Imperio Invisible del Ku Klux Klan, Douglas Coen, anunció una manifestación en apoyo a los negocios blancos y en contra de la marcha planeada por la Liga para el 8 de abril.

Los comerciantes publicaron una declaración que decía: “No hemos tenido ninguna comunicación con el KKK. No queremos que marchen en Tupelo. No los necesitamos y no los queremos aquí”.

Las autoridades de Tupelo temían un enfrentamiento armado entre los dos grupos, y por eso llamaron a cancelar las manifestaciones ese día. Coen cedió a la petición y en lugar de realizar una marcha, el Klan  celebró un mitin en un hotel, asistido por 75 personas. Al atardecer, el líder nacional del Imperio Invisible Bill Wilkinson dirigió la quema de una cruz en propiedad privada. La siguiente mañana jóvenes negros destruyeron los remanentes de la cruz quemada.

La Liga  marchó como lo planeado con aproximadamente 400 personas.

El día 18 de abril se anunció la renuncia de los dos policías. Esto no resultó en la cancelación del boicot o las marchas de la Liga.

El conflicto escaló cuando Coen anunció la formación de patrullas en Tupelo que  serían “un suplemento voluntario a la policía”.

Lewis Myers acusó al gobierno de la ciudad de tener una actitud a favor de la ilegalidad y reiteró que la Liga no sería intimidada por el KKK.  Por lo contrario, dado que sus vidas estaban en peligro, sus integrantes estarían preparados para  cualquier problema, es decir, estarían armados.

La Liga mejoró la comunicación entre su gente con radios y enviaron a scouts para localizar francotiradores en la ciudad. Las mujeres y hombres en las marchas andaban armados.

El 6 de mayo la Liga celebró otra marcha de 400 participantes negros y un contingente solidario de 30 blancos. Los rifles en sus camionetas tipo “pickup” eran claramente visibles.

El KKK no enfrentó la marcha, sino realizó una caravana de 30 vehículos y quemó una cruz en un parque municipal. Al final de la ceremonia se presentó al policía Cruber. En otros mítines del Klan algunos policías solían quitar sus capuchas, así revelando su membrecía en el grupo.

Tanto La Liga como el KKK planearon marchas para el 10 de Junio. Bill Wilkerson anunció que la marcha del Imperio Invisible sería nacional. Reporteros de periódicos nacionales fueron a Tupelo para cubrir los eventos. Las autoridades locales solicitaron la presencia de  la Guardia Nacional, la policía estatal de carreteras y los granaderos locales “para evitar violencia”.

Sin embargo las dos manifestaciones se realizaron sin un enfrentamiento violento.

Casi todos los manifestantes en la marcha de la Liga eran de Tupelo. Siguieron una camioneta con rifles visibles. Enfatizaron las demandas económicas y también la lucha contra el KKK. Llevaban pancartas que decían “Muerte al Klan” y “Destruyamos la Supremacía Blanca”.

La mayoría de los manifestantes del KKK eran de otros lugares. Su marcha se inició dos horas después de la manifestación de la Liga y en todo el camino fueron interrumpidos por los gritos y burlas de la gente negra de Tupelo.

En negociaciones con el gobierno de la ciudad después de la marcha, con Charles Evers como intermediario, La Liga ganó un plan de acción afirmativa. Se acordó suspender las marchas durante un tiempo pero mantener el boicot.

El éxito del boicot y la postura de la Liga ante la KKK le ganaron fama en comunidades africano-americanas en todo el estado de Misisipi. Skip Robinson reportó una membrecía estatal de 62,000 integrantes organizados en 33 condados del estado. Para agosto, la Liga había empezado a coordinar boicots en cinco condados en el Norte de Misisipi.

El activismo de la Liga no mostró un declive hasta 1981, cuando Skip Robinson se unió a la Nación de Islam bajo el liderazgo del Ministro Louis Farrakhan. De ahí en adelante Robinson se conoció como el Ministro Alfred X. Aunque no dejó de apoyar la auto-defensa armada y acciones de represalia, dejó de organizar marchas y boicots. La Liga no sobrevivió la división creada entre su gente por la conversión de Robinson a la NOI.

CONCLUSIÓN. Viendo para atrás para seguir adelante

Al concluir este asombroso libro, Akinyele Umoja dice que espera haber logrado uno de sus motivos principales como autor: desafiar a los estereotipos del Movimiento por la Libertad Negra en el Sur de Estados Unidos. No cabe la menor duda que ha rechazado con datos y vivencias la idea de un movimiento estrictamente no violento, formado de gente dócil, pasiva y propensa a aceptar la intimidación.

Umoja refuta la postura del historiador Simon Wendt, quien dice que después de 1967, la resistencia armada ya no era útil debido a la intervención federal y a la aquiescencia de los racistas blancos: Sólo era “un símbolo basado en género del empoderamient o sicológico masculino”.

El autor reconoce la importancia de cuestiones de género y la construcción de masculinidad negra, pero insiste en que la represión de la policía y FBI demuestra que la resistencia armada, lejos de ser meramente simbólica, era necesaria para la sobrevivencia de los activistas en Misisipi que buscaban sus derechos. Afirma que el gran número de activistas que llevaban armas en las marchas en los años 70 claramente muestra que se sentían amenazados por la violencia de los supremacistas blancos y que no confiaban en la injerencia federal para protegerlos.

Umoja declara que en una lucha de este tipo, hay que combinar la resistencia armada con litigios, organización masiva, manifestaciones y protestas no violentas. Confirma que en Misisipi, la inclusión de formas de resistencia armada les dio confianza a comunidades para desafiar al terror de la supremacía blanca. Esperemos que los movimientos actuales tomen nota de la valiosa experiencia captada en este libro.

Sobre el autor de este libro:

Akinyele Umoja es Profesor de Estudios Afroamericanos en la Universidad Estatal de Georgia y autor de We Will Shoot Back: Armed Resistance in the Mississippi Freedom Struggle

Para ver sus publicaciones, premios y experiencia profesional, consulten: https://aas.gsu.edu/profile/akinyele-umoja/

Contacto:

Akinyele Umoja

Georgia State University

Department of African-American Studies

P.O. Box 4109

Atlanta, Georgia, 30302-4109

(404) 413-5133

aadaku@gsu.edu

Sobre la autora de este artículo:

Carolina Saldaña es traductora, periodista de medios libres, y autora del libro Agosto Negro: Presas y presos políticos en pie de lucha. Para leer en línea o bajar una copia del libro publicado por SubVersiones, vean: https://subversiones.org/PDFs/agostonegro.pdf

La autora también trabaja con Amigos de Mumia en México. Para ver sus traducciones y artículos, consulten:

https://amigosdemumiamx.blog/

https://www.facebook.com/mumia.libre

Contacto: espirales@riseup.net