TioBad, el jaranero que defendió con rap la lengua mixe-popoluca (Pie de Página)

Descansa en Uhuru, TioBad. Con muchas lágrimas recordamos como nos apoyaste con la fuerza y energía de tu canto  el pasado Agosto Negro ahí en el CocoVeg. Y nos da mucho coraje la crueldad de tu asesinato — encontrado sin vida, desmembrado, dentro de bolsas de plástico, en un auto abandonado en el sur del estado de Veracruz. ¡Justicia!

TíoBad, el jaranero que defendió con rap la lengua mixe-popoluca

#ActuemosPorMumia afuera de la Embajada EUA

Buenas tardes a todas y todos. ¡Bienvenidas! ¡Bienvenidos!

Estamos aquí afuera de la Embajada de Estados Unidos en México el domingo 8 de diciembre de 2019 para exigir la  libertad  del periodista Mumia Abu-Jamal a los 38 años de su encierro. ¿Es un criminal? ¡No! Es uno de los presos políticos con mayor reconocimiento en el mundo, criminalizado y sentenciado a muerte por ser Pantera Negra, simpatizante de la Organización MOVE, y  escritor revolucionario. Sus textos claros y directos aclaran las realidades que enfrentamos dentro y fuera de las prisiones y nos dan inspiración. Hoy #ActuemosporMumia en solidaridad con las acciones en Filadelfia y otras partes del mundo.

También exigimos libertad para Leonard Peltier, Sundiata Acoli, Jalil Muntaqim, Mutulu Shakur, Delbert y Chuck Africa, Veronza Bowers, Imam Jamil Al Amin, Russell ‘Maroon’ Shoatz, Kamau Sadiki, Jo Jo Bowen,  Ruchell Magee, Ed Poindexter y Chip Fitzgerald, entre otros presos políticos  en Estados Unidos. Durante este evento estaremos platicando de otros presos que apoyamos aquí en México y en el mundo.

Mumia Abu-Jamal pregunta: ¿Qué significa la palabra “solidaridad” hoy en día? Y contesta: Luchas y sacrificios compartidos.   Amenazas y peligros compartidos…. La solidaridad tiene que ser más que una palabra, un boletín de prensa, un tuit o una promesa…. Tiene que ser lo que hacemos y no sólo lo que decimos….para lograr una transformación social total…. para acabar con el infierno que vivimos… para poner fin al Estado carcelario que nos encierra.

Cada año hacemos un acto político-cultural afuera de esta embajada en estas fechas, pero este año es distinto a los anteriores. Mumia ha tenido victorias en sus apelaciones y nos emociona la fuerte posibilidad de que se eche abajo su veredicto de culpabilidad por el asesinato del policía blanco Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981. Cabe señalar que durante casi tres décadas Mumia estuvo en condiciones de aislamiento, es decir tortura,  en el corredor de la muerte; desde octubre del 2011 tiene sentencia de cadena perpetua. Ahora sus enemigos en la Orden Fraternal de Policía (FOP) y su vocera, la viuda Maureen Faulkner, están consternados sobre la probabilidad de que este hombre inocente salga libre.

El panorama mundial también es distinto, con las rebeliones en Chile, Ecuador, Colombia, Haití y tantos otros lugares donde la juventud, y especialmente las mujeres, rechazan la violencia del sistema y su política neoliberal que ha hecho intolerables sus condiciones de vida. Junto con Mumia Abu-Jamal, nos solidarizamos con estos levantamientos y con la resistencia al golpe de Estado en Bolivia.  A pesar de las tácticas cada vez más crueles utilizadas en su contra, como el uso de balines para quitarles sus ojos, los manifestantes no se echan para atrás. Por lo contrario, movilizan  cada vez más gente.

En México no hemos tenido el mismo nivel de movilización, pero día con día hay resistencia a  los megaproyectos en tierras indígenas, a la Guardia Nacional, al corredor transistmico en el Istmo, y a la violencia de género incluyendo 9 femicidios diario. Siguen las iniciativas zapatistas y también las demandas para la presentación con vida de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y miles más personas desaparecidas en todo el país.  Lo que hacen falta son más acciones en contra  del horrendo tratamiento dado a los migrantes, incluyendo los Africanos y Haitianos en Tapachula.

Durante décadas Estados Unidos ha promovido golpes de estado y apoyado regímenes que implementan tortura y represión en América Latina.  Aquí afuera de su embajada, decimos NO al endurecimiento de la política anunciado  el pasado 1 de diciembre por el Secretario de Estado Mike Pompeo, al prometer que su gobierno ayudará a los “gobiernos legítimos” de América Latina a evitar que las protestas “se conviertan en sublevaciones”. En un comentario desquiciado, digno de su máximo jefe quien ahora enfrenta el proceso de impeachment, Pompeo agregó que Estados Unidos participará en los esfuerzos antidisturbios porque el país representa el “mayor ejemplo de democracia en la historia del mundo”.

De la misma manera, desconfiamos totalmente de la reciente visita de William Barr a México, dado su pasado como agente de la CIA y después, asesor de George Bush padre, cuando escribió opiniones que justificaban la invasión de Panamá y postulaban que el FBI podría ingresar a territorio extranjero sin el consentimiento del gobierno anfitrión para detener a fugitivos buscados por el gobierno de Estados Unidos por terrorismo o narcotráfico. En su puesto actual como Procurador General, Barr defiende a Donald Trump a capa y espada y anda amenazando a las y los víctimas de violencia policiaca en las “comunidades,” léanse “comunidades negras”, de las grandes ciudades en Estados Unidos, diciendo que el precio de denuncias podría ser la ausencia de protección policiaca. En México, el presidente López Obrador afirma que Barr respeta la soberanía del país mientras en algunos medios el funcionario sugiere acción militar contra los carteles de droga, descritos por él como “terroristas”. Estamos bien conscientes de que “la guerra contra la droga” ha sido el pretexto principal para entablar operativos violentos en México y para llenar las prisiones de Estados Unidos con gente de los barrios negros principalmente. Estaremos al pendiente de las noticias sobre los acuerdos hechos en la reunión.

Este año, Mumia Abu-Jamal sigue peleando su caso y sigue con las batallas por su salud. Después de recibir tratamiento exitoso en el 2017 para la hepatitis C debido a dos años de presión constante del movimiento, quedó con cirrosis del hígado, glaucoma y cataratas en los ojos. El junio pasado, él pensó que estaba ciego porque no pudo leer, tampoco pudo distinguir caras en un grupo de personas, pero debido a otra ronda de presión pública, tuvo dos cirugías que le quitaron las cataratas y ahora puede ver muchísimo mejor. Sin embargo, para sanarse bien, le hace mucha falta estar en casa con su familia.

Este año Mumia también está presentando su doceavo libro, escrito desde su celda en colaboración con Stephen Vittoria, el segundo de tres volúmenes de Murder Incorporated. Mientras el enfoque del primer volumen es el colonialismo, con las guerras contra los pueblos indígenas y la esclavitud de los Africanos para construir la nación estadounidense, el segundo volumen presenta el pasatiempo favorito de esta nación: las guerras externas e internas para lograr la expansión imperialista y la consolidación de poder. Dice Mumia que le encanta este volumen que tiene mucha verdad con un poco de humor sobre el Imperio Estadounidense desde la perspectiva de los pueblos oprimidos del mundo.

Al hablar de la Primera Guerra Mundial en este libro, los autores dicen que en las elecciones de 1916, el racista presidente Woodrow Wilwon ganó la presidencia con la promesa de no entrar en  la guerra porque sabía que casi todo el país estaba en su contra –excepto la clase dominante. Al ser elegido, casi instantáneamente se volvió pro-guerra y llamó a la inscripción de un millón de tropas. Sólo 73,000 se apuntaron. Para lograr el reclutamiento necesario, Wilson inició la construcción de un estado policiaco, después conocido como el “estado de seguridad nacional”.

¿Cuáles son los desarrollos importantes en el caso de Mumia Abu-Jamal ahora?

En una audiencia celebrada el 24 de abril de 2017, Mumia y sus abogados presentaron una petición de Apelación de Remedio Post-Condena (PCRA) que buscaba derogar todas las decisiones de la Suprema Corte estatal desde 1995 hasta 2008. Éstas le negaron libertad a pesar de evidencia que demuestra que la policía y la fiscalía del Filadelfia fabricaron las “pruebas” de su culpabilidad y suprimieron la evidencia a su favor.

A finales de diciembre de 2018, el juez Leon Tucker concedió a Mumia el derecho de apelar su condena de 1982 debido al prejuicio mostrado por el juez Ronald Castille.

De manera contradictoria, Larry Krasner, el nuevo Fiscal de Filadelfia, elegido por sus promesas de acabar con la injusticia en Filadelfia, se opuso a la petición de Mumia durante dos años.

A principios de 2019, Krasner reportó el descubrimiento de seis cajas que tenían evidencia previamente no divulgada por abogados de la Fiscalía en el caso, seguido por el descubrimiento de cien  cajas más, y permitió que los abogados de Mumia revisaran los archivos bajo órdenes del juez Tucker.

Al recibir una fuerte presión del movimiento durante dos años, en abril de 2019, Krasner por fin dejó de oponerse a las apelaciones de Mumia. Aceptó la petición del septiembre pasado para devolver el caso al Tribunal de Causas Comunes.

En septiembre de 2019, Mumia y equipo legal, Judith Ritter y Sam Spital, habían presentado nuevos escritos de apelación y pedido  la devolución del caso a este tribunal para presentar pruebas concretas de la mala conducta de la Fiscalía durante su juicio original en 1982.

Ritter y Spital también reportaron que Mumia había presentado una moción con nueva evidencia de violaciones constitucionales, tales como las promesas del Fiscal para pagar o conceder indulgencia a dos testigos. También presentaron nueva evidencia de discriminación racial en la selección del jurado.

La evidencia descubierta en las cajas demuestra que Joseph McGill, el abogado de la Fiscalía en el caso de Mumia, pagó testigos con favores y efectivo cuando, por ejemplo, permitió que un taxista manejara aunque su licencia estuvo suspendido. McGill ilegalmente eliminó a candidatos negros de jurado e hizo arreglos favorables en los casos de testigos del Estado.

La abogada Judith Ritter sostiene que la nueva evidencia demuestra que el juicio de Mumia era “fundamentalmente injusto y corrompido por graves violaciones constitucionales”.

La FOP y Maureen Faulkner han iniciado una serie de ataques contra el Fiscal Larry Krasner en los tribunales y en los medios de comunicación. La viuda, ahora casada desde hace muchos años con otra persona, sigue presentándose como la víctima en el proceso, con la alegación que la falta de “clausura” le causa trauma.

La primera maniobra de Faulkner y la FOP fue una petición para reemplazar a Krasner con el conservador Procurador Josh Shapiro “en casos penales cuando haya apelación”, pero su petición fue rechazada.

La segunda maniobra fue una petición, sin respuesta  hasta la fecha, para eliminar a Krasner del caso debido a un supuesto conflicto de interés en el caso de Mumia. En lugar de ir al Tribunal de Causas Comunes, el caso iría directamente al conservador Tribunal Supremo de Pensilvania.

El viernes 6 de diciembre, el presidente de la FOP en Filadelfia visitó a Donald Trump en la Casa Blanca para criticar a Krasner. Krasner respondió: “Me honra una vez más ser atacado por el presidente Trump, el presidente estadounidense más criminal que he visto en mi vida, y escucharlo de uno de sus megáfonos locales, John McNesby.

Mientras tanto, esperamos la respuesta de Krasner a una petición de Mumia para un nuevo juicio.

Aunque damos la bienvenida a los desarrollos favorables en los tribunales, sabemos que no podemos contar con un dictamen favorable de un juez para ganar la libertad de Mumia. Hay que seguir presionando en las comunidades, las universidades, los centros de trabajo y las calles.

¡Libertad para Mumia Abu-Jamal! ¡Presxs políticxs libertad” ¡Tiremos los muros de las prisiones!

amigosdemumiamx@gmail.com      https://amigosdemumiamx.blog/       https://www.facebook.com/mumia.libre

Gracias a Perla Espinola y RebeldeAndo Bomber por las fotos.

Memorias de un mártir de los Panteras Negras: Fred Hampton

Por Mumia Abu-Jamal (2004)

“Puedes encarcelar a un revolucionario, pero no puedes encarcelar la revolución…Puedes asesinar a un libertador, pero no puedes asesinar la liberación”.  – Fred Hampton, 27 de abril de 1969

Nunca tuve el placer de conocer al presidente Fred Hampton en vida.

Leí numerosos artículos sobre él en el periódico  The Black Panther. Me impresionó este joven (quien era mayor que yo en aquel momento), y sus discursos me parecieron inspiradores.

Su habilidad de organizar y galvanizar a la gente tenía los ojos de los Panteras sobre él, pero también los ojos del FBI.

El 4 de diciembre de 1969, el FBI, trabajando a través de agencias estatales en Chicago, y utilizando un soplón e infiltrado llamado William O’Neal, llevó a cabo un ataque asesino en 2337 W. Monroe St., un pequeño edificio de departamentos en la Ciudad de los Vientos.

O’Neal había dibujado un plano del apartamento, que mostraba dónde dormía la gente y dónde estaban estacionados los guardias. También manipuló las armas allí, y espolvoreó el Kool Aid de Fred Hampton con secobarbitol, un barbitúrico que induce el sueño. Durante la redada, varios Panteras trataron de despertar al presidente drogado, pero estaba demasiado dormido para moverse. Varios policías lo mataron mientras dormía en su cama. También asesinaron a Mark Clark, un capitán de los Panteras de Peoria, Illinois. Sigue leyendo

Mensaje del preso político Leonard Peltier: El Día de Acción de Gracias

Leído por Mumia Abu-Jamal

El año  2019 está por terminar y con esto viene el día que la mayoría de estadounidenses conocen como el Día de Acción de Gracias. Mientras dejo que mi mente divague más allá de  las barras de acero y muros de concreto, intento imaginar lo que hace y lo que piensan las personas que viven fuera de las puertas de la prisión. ¿Alguna vez piensan en la gente indígena que se vio obligada a abandonar sus tierras? ¿Entienden que con cada paso que dan, sea cual sea la dirección, están caminando sobre tierras robadas? Sigue leyendo

Morir en la enfermería

Por Mumia Abu-Jamal

Ha sido menos de una semana, y las noticias sobre Reds circulan en la prisión.

“Oye, carnal, ¿supiste lo de Reds?”

“Sí, hombre. ¿Pero era Little Reds o Big Reds?

“No lo sé, carnal.”

De hecho, el hombre conocido como Little Reds no era chaparrito, pero no era tan alto como Big Reds.  Su nombre de nacimiento era Tyrone Briggs. Era de mediana estatura y más musculoso que Big Reds.

Estaba para cumplir su sentencia mínima de 15 años, una sentencia dictada  cuando era un adolescente de 16 años. Sigue leyendo