Lágrimas de dolor y rabia

por Mumia Abu-Jamal

Durante décadas, el Departamento de Policía de Oakland, California ha inspirado miedo.

Miedo porque la agencia, la cual hace años reclutaba a sus tropas desde el Sur del país, cuenta con oficiales que utilizan sus cargos para intensificar el odio contra los Negros en una vieja y amarga tradición de represión y violencia.

Durante algunos años, el Partido de las Panteras Negras fue un obstáculo a la imposición del terror policiaco porque se había convertido en una presencia de resistencia a nivel local, y luego nacional, contra los constantes ataques a la comunidad negra de Oakland.

Pero esa organización ya no existe y la represión ha aumentado dramáticamente.

La familia de Alan Blueford conoce bien esa realidad, porque el 6 de mayo de 2012, Alan, quien tenía sólo 18 años, fue asesinado por Miguel Masso del Departamento de Policía de Oakland. Sigue leyendo