Una Conversación con Mumia Abu-Jamal: Coffee and Books con Marc Lamont Hill

conversation coffe and books

Reseña sumaria: Carolina Saldaña

Sabía que me iba a encantar esta conversación entre Marc Lamont Hill y Mumia Abu-Jamal porque el libro que los dos autores publicaron en 2012 es uno de mis libros favoritos: El Aula y la Celda (The Classroom and the Cell).

Aunque se publicó el 8 de junio de este año, esta conversación es una síntesis de breves llamadas telefónicas que se hicieron durante varios meses. Para la publicación del libro en 2012, también pudieron contar con cartas y visitas, pero durante la pandemia, Mumia no ha podido tener visitas, y desde hace tiempo, Smart Communications ha alterado la forma en que las cartas se reciben.

Marc Lamont Hill es profesor en la Universidad Temple, investigador, activista, educador, productor de programas y autor de seis libros. En el 2018 tuvo el honor de ser despedido como comentarista de CNN por expresar su apoyo para Palestina. Ahora trabaja en la librería y cafetería Uncle Bobbie’s Coffee and Books y  hace programas independientes.  Mumia Abu-Jamal es periodista, historiador, analista, activista solidario, educador, autor de trece libros, y preso político desde el 9 de diciembre de 1981 — casi 40 años. Los dos son sobrevivientes de COVID-19 y Mumia tiene varias otras enfermedades. Ahora se recupera de una cirugía de corazón.

En este episodio de Coffee and Books, Mumia responde a las preguntas de Marc sobre su experiencia de escribir y leer libros en prisión, sus libros favoritos, sus influencias, sus metas, y sus desafíos.

Va mi resumen de su conversación:

Marc: Cuando eras joven ¿una vez pensaste que ibas a escribir un libro?

Mumia: No. Yo era seguidor de Malcolm X, quien una vez dijo: “Si quieres esconder algo de un Negro, ponlo en un libro”, citando a Elijah Muhammad. (Risas. Después, como todos sabemos, Malcolm X leyó todos los libros posibles.) Yo llegué a entender que hay mucha sabiduría en los libros…Ahora los escribo…Hay millones de historias en las prisiones y nadie las cuenta…A mí me gusta contar historias que nadie más esté contando.

Marc: Con frecuencia pienso en el libro que tú y yo publicamos, El Aula y la Celda. ¿Cómo lo viviste tú?

Mumia: Para mí fue una caminata dentro lo desconocido…emocionante, una expresión profundamente honesta de nuestros seres interiores…una compartición…hermosa…profundamente conmovedora.

Marc: Sí, conversaciones sobre el asunto de ser hombres negros. Cuando llegamos al tema del amor me pareció que te pusiste nervioso.

Mumia: Sí, estaba nervioso. No es nada fácil hablar de eso.

Marc: Es cierto. Compartimos nuestras vulnerabilidades.

Marc: ¿Cuándo te diste cuenta por primera vez que eras escritor?

Mumia: Cuando era integrante del Partido Pantera Negra y trabajaba en el periódico del partido. La oficina fue mi escuela de periodismo.

Marc: ¿Tuviste algún mentor?

Mumia: La influencia de Eldridge Cleaver sobre mi estilo de escribir fue profunda. Su libro Soul on Ice (Alma sobre el Hielo), nos sacudió a todxs. Él escribió con una furia, una ferocidad que seguramente vino de sus años en prisión. Esto es el caso conmigo también.

Marc: ¿Eres un intelectual de la prisión?

Mumia: El mejor conocido era George Jackson. En prisión vemos el Estado desnudo de manera abierta.  Debido al aislamiento físico y social, podemos concentrarnos en la realidad. Los intelectuales en prisión seguimos un camino diferente a los demás.

Marc: ¿Cuáles eran tus primeros libros como lector?

Mumia: A la edad de 15, leí Los Condenados de la Tierra (The Wretched of the Earth) de Franz Fanon. Los Panteras lo leímos y platicamos de esto. Para hablar de un libro en una reunión de la educación política, era necesario entender ese libro muy bien.

Marc: ¿En cuales lugares se hizo la educación comunitaria?

Mumia: Un lugar importante en Filadelfia era la librería Robin’s. Yo no tenía suficiente dinero para comprar libros, por eso los leía ahí en la librería. Leía hasta cuando el dueño me gritaba, “¡Oye, chavo, ésta no es una biblioteca!” Yo seguía leyendo. Fue imposible encontrar buenos libros en las escuelas.

Marc: Las librerías negras también han sido lugares de protección y de la organización de reuniones y acciones. ¿Y por qué era tan importante el Dr. Franz Fanon?

Mumia: Él escribió desde su perspectiva como doctor médico y psiquíatra. Analizó el colonialismo como una enfermedad. Él relata que una vez tuvo un torturador como paciente, quien le confió que escucho gritos durante la noche. “¿Por qué?” preguntó el doctor. “Porque he torturado a la gente”. “Entonces deja de hacerlo”, respondió el doctor. Fanon vio las cosas con mucha claridad. Vio el sistema desde la perspectiva de los oprimidos e intentó encontrar un camino a la libertad, a la liberación.

Marc: ¿Qué significa ser un escritor desde la prisión?

Mumia: Te da un tipo de libertad que otros escritores no tienen. El Estado en una prisión es abierto en su desprecio racista para la vida. Puedes ver la verdad y no simplemente ilusiones. Compañeros como George Jackson y Eldridge Cleaver mostraron la libertad para pensar pensamientos prohibidos.

Marc: ¿Hay maneras que la prisión puede hacerle daño a lo que escribes?

Mumia: Esto depende de ti.

Marc: ¿Qué es lo que tú intentas hacer?

Mumia: Intento compartir una percepción profunda e ir más lejos al contar verdades que muchas personas observan pero no mencionan.

Marc: La gente te ve de esta manera.

Mumia: Es porque leo y estudio buenas obras. He leído los pensadores que han sido activistas en la Lucha de Liberación Negra. Me veo como parte de esa tradición. En prisión veo y analizo la opresión desnuda. A veces escribo de manera poética y personal sobre mis sentimientos, como en mi libro Brota la Vida (Death Blossoms) o en mis platicas contigo. En este mundo impersonal, hace falta una perspectiva personal para llegar a la gente.

Marc: ¿Qué tan importante es escribir cartas en prisión?

Mumia: ¡Es vital! Este espacio ha sido violado por Smart Communications. Primero tienes que leer y pensar en lo que te prende. ¿Qué han hecho las cartas para tí? Yo intento escribir cartas de manera personal. El escribir a mano es un arte perdido. Es una forma de comunicación que se nos va,

Marc: ¿Y qué dices sobre los libros?

Mumia: Las autoridades de las prisiones siempre han visto los libros con hostilidad. Odian que la gente aprenda cosas.

Marc: Sí. Y ahora ni siquiera enseñan a los niños a escribir en letra cursiva.

Mumia: No. Se supone que los libros son tan libres como tu imaginación, pero en las prisiones es imposible conseguir los libros de Geiroge Jackson o los míos. La libertad negra es una amenaza.

Marc: ¿Qué tipo de libros se leen en las prisiones?

Mumia. Novelas. Como las de Stephen King.

Marc: ¿Qué es lo que sería un gran desafío para ti?

Mumia: Escribir una novela.

Marc: ¿Cuál es el papel de la ficción para personas en prisión?

Mumia: Imaginar nuevos mundos.

Marc: Esto incluye la idea de escapar?

Mumia: Si no puedes imaginar algo, esto nunca puede ocurrir. Una vez el novelista de ciencia ficción, Terry Bisson, imaginó qué hubiera pasado si John Brown hubiera ganado. Esto me hizo ver otro mundo como algo posible.

Marc: En prisión ¿tú eres él de los libros? ¿Aconsejas a las personas sobre cuáles libros deben leer?

Mumia: Si alguien me pide un consejo le pregunto: ¿Cuáles son los libros que no puedes dejar? ¿Y por qué? ¿Qué es lo que te asombra? ¿Qué es lo que te emociona?

Mark: Si no estuvieras en prisión ¿seguirías siendo escritor?

Mumia: Para mí, escribir es luchar. Es mi arma preferida.

Mark: Siempre estás pensando. La vida es crecimiento. ¿Tienes otros intereses?

Mumia: Leer libros de química. Es una expansión mental ver que el plasma es lo que hay dentro de la vida.

Mark: Si sólo tuvieras tres libros ¿cuáles serían?

Mumia: Para empezar Los Condenados de la Tierra de Fanon. Ya hablamos de esto. También el libro de Toni Morrison, Amada (Beloved). La escritora tiene mucha visión. Ama a la belleza y ama a la fealdad. Un libro es un ave con alas. He visto cómo los libros pueden despertar a los hermanos y abren sus almas.

Marc: Mumia, tus libros han ayudado a la gente volar fuera de sus condiciones, sus prisiones de supremacía blanca y odio a sí mismos. Son armas.

Mumia: Marc, estamos caminando sobre caminos parecidos, pero el mío tiene más barras. El tuyo puede tener barras que todavía no ves.

Va este link a la Conversación completa en inglés. https://www.newblackmaninexile.net/2021/06/coffee-books-with-marc-lamont-hill.html

También envío este link a mi reseña del libro El Aula y la Celda (2012). https://amigosdemumiamx.wordpress.com/