Vendetta de miedo

Un día como esto hace 37 años Mumia Abu-Jamal fue sentenciado a muerte. Compartimos la siguiente reseña de un libro que nos cuenta que pasó en el tribunal ese día.

 Vendetta de miedo

Reseña del libro de J. Patrick O’Connor: The Framing of Mumia Abu-Jamal (La Incriminación de Mumia Abu-Jamal. 2008)

x carolina saldaña

3 de julio de 2008

“La ley y el orden, así de sencillo….La ley y el orden. Y de esto se trata este juicio, damas y caballeros, más que cualquier otro juicio que jamás he visto….¿Vamos a vivir en una sociedad de ley y orden y  hacer cumplir las leyes…. o ¿vamos a hacer nuestras propias reglas y actuar de acuerdo con ellas? De eso se trata.” –Palabras del sub-fiscal de Filadelfia Joseph McGill el 3 de julio de 1982 para convencer al jurado que Mumia Abu-Jamal debería morir porque un policía fue asesinado.

El día anterior el jurado había encontrado a Mumia culpable del asesinato del policía Daniel Faulkner después de un juicio que duró 15 días. Ahora tendrían que determinar la sentencia.

El juez Albert Sabo había puesto el juicio en el fast track para que el jurado y todos los oficiales pudieran ir a disfrutar de su Día de Independencia, el 4 de julio.

“¿Cómo pudo haber dado al jurado una opción más clara? O sentenciaban a Abu-Jamal a muerte o Filadelfia se volvería una jungla fuera de control,” estima J. Patrick O’Connor, el autor del nuevo libro La Incriminación de Mumia Abu-Jamal (The Framing of Mumia Abu-Jamal).

En su análisis de la audiencia, O’Connor recalca que el asunto # 1 en la agenda de McGill era asegurar que el jurado supiera de la historia de Mumia Abu-Jamal con el partido Panteras Negras, una historia que el periodista asumió con orgullo.

McGill también le preguntó a Mumia por qué no se había levantado cada vez que el juez entraba en la corte. Respondió: “Porque el juez Sabo no merece honor…porque opera por la fuerza y no por la razón….[levantándose] porque es un verdugo, un juez de la horca….por eso.” Sigue leyendo