Major sigue batallando

kevin-rashid-johnson-2por Mumia Abu-Jamal

Imagen: Kevin Rashid Johnson

Durante más de 31 años, Major Tillery* ha sido preso del Estado.

A pesar de este hecho extraordinario, él sigue dando batalla, tanto en la prisión por su salud, como en los tribunales por su libertad.

Hace varias semanas, Tillery presentó una directa impugnación jurídica a su condena penal al argumentar que un llamado “testigo secreto” fue, de hecho, un informante pagado de la policía que recibió su libertad a cambio de su testimonio contra Tillery.

Fíjense que mencioné “pagado”.

Sí, le pagaron al testigo, pero no en dólares. ¡Le pagaron con sexo!

En la primavera de 1984, Robert Mickens enfrentaba décadas en prisión bajo cargos de violación y robo. Sin embargo, después de su testimonio contra Tillery, su sentencia de 25 años se convirtió en una de ¡5 años de libertad condicional!

Y antes de testificar, le dieron una visita privada de una hora y media con su novia. ¿Dónde? En la bodega del Escuadrón de Homicidios en el cuartel central de la policía, conocido como el “Roundhouse” (debido a su forma circular).    A otro testigo también le dieron un trato preferencial: mentir contra Major y salir de prisión.

Para un preso, hay cosas más importantes que dinero. ¡Cómo el sexo!

En un documento escrito y firmado en abril de 2016, Mickens declara que él mintió en el juicio después de  recibir orientación del fiscal y los detectives en el caso.

Mintió para salir de la cárcel –y porque podría estar con su novia.

Otros hombres han hecho más por una recompensa menor.

El escrito de 58 páginas presentado por Major es una máquina de tiempo que nos lleva a conocer una práctica que era común en Filadelfia.

En los años 80 y 90, el Roundhouse de la Policía se había convertido en burdel.

Major ––quien ahora sufre graves problemas de salud debido a su infección por hepatitis C, sus constantes erupciones de piel y sus trastornos intestinales peligrosos––  sigue batallando.

Y la lucha no ha terminado.

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

–©’16maj

29 de junio de 2016

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

*Para leer más sobre Major Tillery, consulte este ensayo escrito por Mumia el año pasado:  https://amigosdemumiamx.wordpress.com/2015/09/16/se-meten-con-major/

 

Se meten con Major

major tillery-

por Mumia Abu-Jamal

Se llama Major  (es su nombre real). Major Tillery del Oeste de Filadelfia

Aunque tenía fama gansteril, en prisión esas cosas importan poco. Él aprendió derecho en prisión y sacudió los muros carcelarios en el caso conocido como Tillery v. Owens, un caso pionero sobre las condiciones carcelarias en el cual el “doble juego” de mantener cuatro hombres en una celda se declaró inconstitucional. El departamento medico de la prisión también se declaró inconstitucional y las condiciones de vida en parte de la prisión fueron declarados una violación de la Constitución.

Un poco después de su victoria gloriosa, Major Tillery fue trasladado a una prisión en otro estado.  ¿Una represalia? Parece que sí. Sigue leyendo