EL INVIERNO TURCO SOBRE KURDISTAN

Por Mumia Abu-Jamal

Durante la Guerra contra Irak, cuando Bush II desató una campaña de  shock y pavor sobre el país encabezado por Sadam Hussein, supuestamente en búsqueda de armas de destrucción masiva, el territorio norteño de los Kurdos, ahora un área autónoma llamada Kurdistan, fue el único lugar donde los estadounidenses pudieron caminar en paz relativa.

La invasión de Irak, ahora considerada la estupidez más garrafal de la política externa en la historia de Estados Unidos,  provocó olas de desastre, descontento y desorden en todo el Medio Oriente, al básicamente establecer un régimen chiita, bien recibido por su vecino chiita, Irán.

Los Kurdos aprovecharon el desastre para consolidar su  poder en el Norte de Irak. Las  y los Kurdos que vivían en otras regiones, como Siria y Turquía, buscaron emular sus parientes iraquíes con esfuerzos para establecer regiones autónomas en el Noreste de Siria  y el Este de Turquía. Sigue leyendo