Conferencia de prensa hoy

Imagen

HOY 3 DE MARZO A LAS 10 AM (CST) Conferencia de Prensa afuera de las oficinas del Fiscal Krasner en Filadelfia. Se puede ver en https://forms.gle/1Biy5U6wqyuRPaXK9 o linktr.ee/Mumia o hate5six.com. Facebook

Va el Boletín de Prensa.

LA RESPIRACIÓN DIFICIL DE MUMIA ABU-JAMAL IMPULSA CONFERENCIA DE PRENSA AFUERA DE LA FISCALÍA. UN LLAMADO AL FIN DEL INHUMANO ENCARCELAMIENTO DE LAS PERSONAS ENFERMAS Y ANCIANAS.

Mumia Abu-Jamal—un inocente esposo, padre, abuelo, periodista radiofónico encarcelado, “la voz de los sin voz,” autor galardonado de 13 libros, con daño a su hígado y presión arterial alta–– ahora sufre de presión en el pecho, dificultad para respirar, y un cambio pronunciado en el distintivo tenor de su voz.

Después de la presión política ejercida a través de llamadas telefónicas a las autoridades, a Mumia se le hizo la prueba de COVID y sus anticuerpos. Según las autoridades de la prisión, las dos pruebas salieron negativas. Sin embargo, los funcionarios no siempre han dicho la verdad sobre las condiciones de salud de Mumia.

Todavía nos preocupan mucho las causas de sus síntomas actuales, las cuales señalan la necesidad para una evaluación médica inmediata. Esperamos la comunicación directa de Mumia para dar una actualización más a sus partidarios.

Médico independiente con décadas de trabajo en la defensa de las prisiones, el Dr. Ricardo Alvarez, señaló que “Las prisiones son la manifestación física del racismo. Tenemos una intervención de salud pública sencilla y rentable ante el COVID en las cárceles: Liberar a nuestros ancianos presos y presas. Los datos muestran que no representan un riesgo para la seguridad pública. ¡Liberen a Mumia! ¡Liberen a todos los presos ancianos ahora!”

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, insta a la liberación de “los detenidos mayores y los que están enfermos”. (https://bit.ly/3kFNWDc)

Mumia Abu-Jamal, una persona mayor con enfermedades preexistentes graves, necesita una serie de pruebas complejas. Estas incluyen radiografías de tórax, pruebas de nivel de oxígeno y medicación para aliviar los síntomas potencialmente mortales que está experimentando. Ninguna está adecuadamente disponible en prisión.

Después de 39 años de encarcelamiento injusto —28 de los cuales él fue mantenido inconstitucionalmente en el aislamiento infernal del corredor de la muerte—y después de que él casi murió debido a la negligencia médica en la prisión al no recibir tratamiento para su Hepatitis C, dejándolo con cirrosis del hígado, la vida de Mumia otra vez está en juego. Él requiere atención médica en una institución donde pueda recibir un trato integral, respetuoso y compasivo.

Al menos 100 personas encarceladas han muerto de COVID en las cárceles de Pensilvania. Y “el 90% de los reclusos que murieron de coronavirus en 2020 tenían más de 50 años

con probables condiciones de problemas de salud preexistentes,” afirmaron 32 legisladores de Pensilvania en una carta enviada el 8 de febrero, 2021, al gobernador de Pensilvania PA Tom Wolf. (https://bit.ly/3uH11AH )

Al comienzo de la pandemia, el gobernador Wolf prometió indultar a 1.800 prisioneros, pero solo ha concedido 165 indultos. Por otra parte, 14 personas condenadas a cadena perpetua, en su mayoría de Filadelfia, fueron indultadas a cadena perpetua por el Gobernador Wolf el 19 de diciembre Sin embargo, esperó hasta el 12 de febrero para aprobar sus liberaciones, demasiado tarde para Bruce Norris, de 69 años, quien murió de COVID 19 el 30 de enero.

(https://bit.ly/3uLzsq2 )

Es un hecho que los guardias de las “zonas rojas” rurales de COVID están trayendo el COVID a las cárceles. Mientras tanto, los encarcelados se ven obligados a vivir en sus celdas 23 horas al día. Como medida de cuarentena, los infectados son recluidos en “el agujero”, lo que promueve que muchas personas oculten sus síntomas para evitar un trato muy punitivo. “Las tensiones psicológicas del aislamiento social, la depresión, y la ansiedad en el exterior se agravan en las tortuosas condiciones de encarcelamiento brutal”, dice Demetrius Grant, encarcelado en la prisión SCI Albion. (https://bit.ly/381Htx3 )

Nos enteramos de al menos cuatro prisioneros que murieron en SCI Mahanoy, donde está recluido Mumia. Desde la primera muerte conocida por COVID de una persona encarcelada en marzo de 2020 en el estado de Georgia, 2,445 han muerto de COVID. La cantidad real se desconoce. (https://bit.ly/306CLK0)

La mayoría de los gobernadores no han liberado a las y los presos, así negándose a proteger su vida. Mantener una población cautiva en estas condiciones es un crimen contra la humanidad. Es aún más indignante porque las sentencias excesivas y draconianas impuestas en los últimos 40 años significa que muchas personas encarceladas en Estados Unidos han envejecido cumpliendo cadenas perpetuas o condenas de 40 años. Por el contrario, la mayoría de las naciones desarrolladas limitan las sentencias a 10-12 años incluso para los crímenes más graves.

La Dra. Johanna Fernandez, profesora en la Universidad Baruch comentó: “Básicamente, queremos una sociedad en la cual los problema sociales no estén resueltos con la represión carcelaria. En la realidad actual, las prisiones en Estados Unidos se han convertidas en crueles hogares para ancianos para los obreros pobres Negros y Morenos almacenados en plena desindustrialización urbana en los 1980s y 1990s cuando el capitalismo estadounidense no podía emplear grandes sectores de habitantes de la ciudad.”

Las personas mayores en prisión son vulnerables a la muerte prematura si contraen gripe, cáncer, hepatitis, neumonía o ahora COVID-19. El único recurso humano es dejar que los presos ancianos y vulnerables se vayan a casa.

Liberen a Mumia y todas las personas encarceladas mayores de 50 años en Pennsylvania y todas las prisiones estatales de inmediato.

Contacto: Johanna Fernandez: 001 – 917-930-0804, jfernandez1202@gmail.com

& Joe Piette: 001 – 610-931-2615, jpiette660@hotmail.com

#BringMumiaHome

#NoDeathByMedicalNeglect

#FreeMumia #FreeMaroon #FreeAllPoliticalPrisoners #FreeEmAll #BLM #CovidShouldNotBeADeathSentence #LetOurElde